Llámanos:
Envíenos un correo:
   
  • HOME
  • Glosario
  • El Dorado: La búsqueda del tercer imperio dorado de Sudamérica

El Dorado: La búsqueda del tercer imperio dorado de Sudamérica

23 de diciembre 2021

¿Estatuas de oro brillantes, esmeraldas preciosas y joyas ricamente decoradas hundidas deliberadamente en el centro de un lago? Esta observación debió de molestar a los conquistadores españoles e inspiró a otros exploradores de los siglos siguientes a realizar expediciones desesperadas, pero también exitosas.

La leyenda de El Dorado

El mito se remonta a una ceremonia de los muiscas, un pueblo indígena de Sudamérica, en la que el líder se cubría de polvo de oro. El hombre dorado se adentró entonces en el lago en una balsa y hundió en ella oro y piedras preciosas como ofrenda a los dioses.

Los exploradores españoles llegaron a la conclusión de que en este continente debía haber oro en abundancia. Esta suposición fue seguida por otros numerosos conquistadores y aventureros a partir del siglo XVI, que finalmente quisieron seguir los pasos de los descubridores de los incas y aztecas, Francisco Pizarro y Hernán Cortés.

Inka gold object
Oro Inka: Uno de los objetos de la exposición de Praga "1000 años de oro inka".
Fotografía: Karelj, Public domain, via Wikimedia Commons
Aztec gold object
Oro mixteco-azteca: Joyas precolombinas en el Museo Metropolitano de Arte. 1400-1515, México, oro fundido.
Fotografía: Sailko, CC BY 3.0, via Wikimedia Commons
Aztec gold object
Oro tolteca-azteca: Joyas precolombinas en el Museo Metropolitano de Arte. Adornos de serpiente emplumada, siglos XI-XV, México, oro repujado.
Fotografía: Sailko, CC BY 3.0, via Wikimedia Commons

A partir de las narraciones sobre el hombre dorado y los tesoros hundidos en el lago, pronto se desarrolló la leyenda de una ciudad dorada y, finalmente, el mito del tercer mayor imperio del oro de Sudamérica: El Dorado.

¿Dónde está el imperio de El Dorado?

Desde el siglo XV, muchos europeos partieron en busca del legendario imperio del oro en Sudamérica. La perspectiva de encontrar los tesoros de oro y traerlos a Europa llevó a los aventureros y cazadores de tesoros a través de bosques primitivos, estepas, pantanos y montañas. Los conquistadores alemanes Georg Hohermuth von Speyer y Philipp von Hutten emprendieron expediciones en el noroeste de Sudamérica. La búsqueda desesperada de oro les llevó, junto con el experimentado explorador español Esteban Martín, primero a Venezuela y luego a la zona de la actual Colombia.

Gold statue showing the myth of El Dorado
La balsa muisca es una figura artística de orfebrería precolombina votiva.
La figura hace alusión a la ceremonia de la leyenda de El Dorado. Fue hallada por tres campesinos a principios de 1856 en una cueva in Pasca. Mide 19,5 cm de largo, 10,1 cm de ancho y 10,2 cm de alto. Está fechada entre el 1200 y el 1500 antes de Cristo. Está hecha de una aleación de oro (80%), plata y cobre, mediante el método de la cera perdida.
Fotografía: Andrew Bertram, CC BY-SA 1.0, via Wikimedia Commons

Los testimonios de la población indígena hablaban de un pueblo rico en el nacimiento del río Meta. La expedición siguió estas pistas y encontró oro y plata fina en un pueblo cercano. El rastro del oro les llevó más lejos en el altiplano, ya que los metales preciosos eran bienes de comercio. A través de sus relaciones comerciales con las tribus de las tierras bajas, así como con los incas, los muiscas intercambiaban sal y mantas de algodón tejidas y así obtenían oro, que procesaban en figuras artísticas.

Los grandes tesoros de oro que, según la tradición, se hundieron en el lago de montaña Guatavita aún no han sido confirmados. Pero en una cueva cercana a Bogotá se encontraron figuras de oro macizo que representan la escena de la ceremonia muisca, lo que demuestra el origen del mito.

Una y otra vez, Hohermuth y von Hutten reciben indicaciones de los indígenas para llegar al codiciado país del oro en las montañas, pero no pueden encontrar un paso a través de los Andes.

El mayor hallazgo hasta la fecha lo realizó finalmente el español Gonzalo Jiménez de Quesada, que sometió el sur del Imperio Muisca en 1537. Capturó alrededor de una tonelada de oro y unas 1.800 esmeraldas en lo que hoy es el centro de Colombia y, con el apoyo de Nikolaus Federmann, puso la región bajo control europeo, como colonia española de la "Nueva Granada".

Posteriores expediciones condujeron a lo largo de los cursos fluviales del Amazonas y el Orinoco hasta Brasil, el sur de Colombia y el este de Ecuador, entre otros lugares. La búsqueda del legendario imperio del oro aún no ha terminado.

HALLAZGOS
Exitosa búsqueda del tesoro en Sudamérica

El equipo encuentra un tesoro de monedas y reliquias de oro con el escáner de tierra OKM Evolution.

Leer más
Escaneo de tierra con el detector de tesoros Evolution
Reliquia de oro encontrada en Sudamérica

Tesoros deseados en América del Sur

Con el tiempo, se descubrieron otros tesoros de Sudamérica:

  • las vetas de plata en el altiplano de la actual Bolivia, como la montaña de plata cerca de Potosí
  • las vetas de oro en el norte de los Andes y en el este de Brasil
  • los yacimientos de diamantes que han convertido a Brasil en el mayor exportador de piedras preciosas.
Entre los recursos minerales más codiciados del siglo XX se encuentran minerales como el plomo, el estaño, el zinc y el cobre.

Pero incluso después de varios siglos de exploraciones, aún no se han descubierto los grandes tesoros de oro del tercer imperio aurífero de Sudamérica. Con las pistas adecuadas y los detectores de tesoros y escáneres terrestres apropiados, la búsqueda del oro de El Dorado podría continuar en el siglo XXI.

DETECTORES DE ORO Y TESOROS


VOLVER ARRIBA